jueves, 12 de abril de 2018

De...Paradojas y Tiempos



Cuando un pájaro está vivo, él se come las hormigas, pero cuando muere, son las hormigas las que se lo comen a él.
El tiempo y las circunstancias pueden cambiar en cualquier momento, por eso, no devalúes nada en tu vida. Puedes tenerlo todo hoy, pero acuérdate: el tiempo es mucho más poderoso que cualquiera de nosotros.
¿Sabías que de un árbol se hace un millón de fósforos, pero basta un fósforo para quemar millones de árboles? Por lo tanto sé buena persona !!!  Haz el bien !!!
" El tiempo es como un río: Nunca podrás tocar el mismo agua dos veces, porque el agua que ya pasó, nunca pasará nuevamente. Aprovecha cada minuto de tu vida y acuérdate: Nunca busques buenas apariencias, porque cambian con el tiempo. No busques personas perfectas, pues no existen. Mejor busca por encima de todo a alguien que sepa de tu verdadero valor".
 Ten 3 amores... La Vida; la Familia; y los Amigos. La vida porque es corta; la familia porque es única; y los amigos porque son contados.

viernes, 30 de marzo de 2018

La felicidad comienza a los 50



A más edad, más felicidad. Tal afirmación se sustenta en recientes investigaciones que acaban con el mito de que la vejez es sinónimo de decadencia. No obstante, es cierto, tal y como asegura Laura Carstensen, del Centro de Longevidad de Stanford, que la vejez conlleva la aparición de algunas dificultades: descenso de estatus, menos ingresos económicos, enfermedades… Pero no todo son pérdidas, también hay ganancias: disfrutamos de los aprendizajes de la experiencia y del conocimiento adquirido, al tiempo que mejoramos en los aspectos emocionales.
Una encuesta de Gallup demuestra cómo a partir de los 50 la felicidad suele estar más al alcance de la mano. Arthur A. Stone, de la Universidad Estatal de Nueva York, en 2008 dirigió el estudio, para el que entrevistó a más de 340 mil personas en Estados Unidos, entre 18 y 85 años. Las preguntas tocaban temas, como situación económica, salud, sexo y bienestar general, entre otros.
Al final de la encuesta se incluía una pregunta en la que tenían que decir, si habían experimentado el día anterior alguno de estos sentimientos: felicidad, estrés, preocupación, enfado, tristeza y satisfacción. Lo que la investigación encontró fue que a los 18 años las personas nos sentimos muy bien, pero a medida que vamos cumpliendo años empiezan a aparecer dificultades en el camino que atacan a nuestro estado de ánimo. Y esta es la tónica general hasta que cumplimos los 50 años, momento en el que comienza a verse la vida de otra manera y elevarse el ánimo. A los 85 años, las personas entrevistadas mostraron una plenitud y satisfacción consigo mismas que superaba con diferencia la de los 18 años. A partir de los 50 son menos los momentos en los que aparece la ira, aprendemos a llevar mejor las preocupaciones y ganamos en disfrute y felicidad.
Son muchas y muy diversas las investigaciones sobre cómo nos afecta el hecho de cumplir años. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedadespreguntaron en una encuesta en 2003, si habían sentido algún tipo de malestar psicológico durante la semana anterior, y las personas que estaban entre 45 y 64 años respondieron de manera afirmativa muy por encima de los que eran mayores de 65 años.
El equipo de Carstensen hizo una investigación en la que estudiaban la evolución de un grupo de 184 personas que iban desde los 18 a los 94 años, durante 10 años. Lo que pretendían ver es cómo cambiaban sus experiencias emocionales a medida que envejecían, estudiando su frecuencia, estabilidad y complejidad en la vida diaria. Para ello las personas recibían llamadas de los investigadores de manera aleatoria y en cada llamada debían valorar en una escala de 1 a 7 su estado de felicidad, tristeza y frustración. A medida que envejecían las personas informaban de experiencias más positivas y los sentimientos negativos se iban reduciendo. En conclusión, el envejecimiento se asocia con un bienestar general emocional más positivo y con mayor estabilidad emocional. Y no solo eso, sino que además vieron cómo las personas que informaron de más emociones positivas que negativas en su vida cotidiana, vivieron más años.

Estas investigaciones aportan evidencias que derriban los estereotipos asociados al envejecimiento, como una etapa negativa y gris marcada por la tristeza y la pérdida. Pero si ganar años nos hace más felices, ¿qué hacemos con las limitaciones típicas de la vejez para no sentirnos frustrados?Diferentes autores como el psicólogo alemán Paul B. Baltes apuntan al hecho de que aprendemos a optimizar los recursos de manera selectiva mediante la compensación. De esta manera envejecer de forma exitosa implica invertir en las metas y en las diferentes situaciones, aprovechando la experiencia acumulada para compensar las limitaciones.

miércoles, 7 de marzo de 2018

¿Por qué es importante la felicidad en la vida?

En ocasiones no prestamos la atención suficiente a nuestra propia felicidad y no llegamos a sentirnos felices de manera plena. ¿Cuántas veces te has preguntado cuál es la importancia de la felicidad? Se trata de una cuestión fundamental, que durante siglos se ha tratado de responder desde la filosofía y otras ciencias. Déjame decirte que es una de las preguntas más trascendentales que conozco.

Olvidamos que la felicidad es una forma de comprender la vida, de alejarnos de las percepciones negativas, los sentimientos negativos, la tristeza y entender, que ser felices y no serlo, depende exclusivamente de nosotros mismos. Sí, depende solamente de cada uno de nosotros, nada más. No obstante, cada vez más personas condicionan su propia felicidad e incluso olvidan cultivarla.


por qué es importante ser feliz

Nos encontramos en un momento de la historia en el que nos invade la negatividad, el pesimismo, la tristeza y en general, infinidad de emociones negativas. Basta con leer las noticias de cualquier periódico o ver un rato la televisión para conocer una gran cantidad de posibles ejemplos. Sin embargo, la felicidad es lo más importante y según mi punto de vista, lo único realmente importante que todo ser humano debería aspirar a alcanzar a lo largo de su vida. Sí, así es. No podemos disfrutar de una vida plena si no somos plenamente felices.

¿Por qué la felicidad es tan importante?


Es evidente que cuando somos felices sonreímos más, nos mostramos mucho más alegres y esto tiene un impacto positivo en nuestra vida. Una parte indispensable de la salud del ser humano es precisamente su perspectiva emocional. Estar contentos atrae incontables beneficios e incluso existen estudios que vienen a constatar una relación muy estrecha entre por ejemplo, el éxito profesional y la felicidad, por ponerte un sencillo ejemplo para que comprendas su relevancia.


Nuestra alegría es contagiosa. Ningún ser humano puede vivir en completa soledad, esto es aislado del mundo, sin relacionarse con otras personas, hablar con ellas y en definitiva, relacionarse con los demás. Si estamos contentos, nuestra felicidad la compartimos con las personas que nos rodean: compañeros de trabajo, amigos, familiares y todas aquellas personas que encontramos a nuestro paso. ¿Te imaginas lo que sucedería en el caso de vivir en una infelicidad permanente?


A veces comprendemos de forma equivocada la importancia de la felicidad. Déjame decirte que conozco personas que condicionan su felicidad a los diferentes objetivos vitales que quieren conseguir, por ejemplo, un mejor trabajo, una situación financiera mejor u otras cosas materiales, entre otras muchas posibilidades. Esta actitud y percepción de la vida, suele llevar en muchos casos a estas personas, su entorno y otras personas de alrededor a alejarse de lo más importante, la felicidad.


Nuestras metas no tienen por qué hacernos más felices. Según mi experiencia, cada persona tiene que permanecer fiel a sí misma, sus valores, inquietudes y buscar sus objetivos personales, pero evitando que estas metas le impidan conquistar su propia felicidad. De hecho, te puede parecer curioso pero en muchos casos alcanzar un determinado propósito vital puede atraer la felicidad de manera pasajera o temporal.


No olvides nunca que la felicidad es lo más importante tanto para ti como para aquellas personas que más quieres en tu vida, porque ésta tiene un impacto directo en las emociones de aquellas otras personas. ¿Acaso conoces alguna otra emoción tan agradable que compartir con tus seres queridos? Recuerda, intenta ser muy feliz en cada uno de tus momentos porque ésta felicidad de la que tú disfrutes, la estarás compartiendo con otras personas con las que hables, encuentres en tu camino y te relaciones. Además, es realmente bueno para tu salud.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Libertad y Felicidad

La relación entre felicidad y libertad implica un paso más allá en el apasionante mundo del conocimiento humano, ya que, todos nosotros en algún momento de nuestra vida nos hemos realizado todo tipo de preguntas que nos aproximan a la poderosa realidad de ser felices.

Nos pasamos la vida realizando todo tipo de acciones cotidianas, sin plantearnos exactamente dónde reside la verdadera alegría de nuestra vida y por este motivo, no somos del todo capaces de responder con prontitud a cual es la relación entre felicidad y libertad.

Los hay, sin ir más lejos, que consideran que no se puede alcanzar aquello que no se puede entender. Otros por el contrario desisten debido a la dificultad que entraña superarse a ellos mismos y conquistar ese bienestar que tanto merecieron.

Unos y otros se equivocan y a la vez, tienen parte de razón al mismo tiempo.

Cuando somos libres, entendemos que la alegría de nuestra vida depende de todas y cada una de las decisiones que diariamente elegimos. Por este motivo, la capacidad de elección es una de las herramientas más poderosas que existen para conocer la verdadera posibilidad de vivir alegres y en plenitud, como nunca antes imaginamos. No obstante, existen diferentes impedimentos que hacen un tanto más compleja esta comprensión, como por ejemplo:
  • Tener o no tener pareja no influye en nuestra capacidad de conocer la felicidad, porque esta última reside en el interior de cada individuo y no al lado de nadie.
  • Contar con un trabajo mejor pagado tampoco repercute necesariamente en nuestra capacidad de ser felices. La autentica felicidad reside en sentir la libertad de que estamos haciendo aquello que realmente queremos hacer.
Fuera como fuese, espero que estas breves líneas les ayuden a comprender que depende de nuestra actitud y no de otros factores entender la relación entre estos dos conceptos maravillosos que tanto nos pueden alegrar la existencia

miércoles, 7 de febrero de 2018

Las tareas para la felicidad de la maestra más popular de Yale

Miles de alumnos de Santos los están poniendo en práctica para ser más felices en medio de una exigente carga académica

BBC
"La ciencia nos ha mostrado que ser feliz requiere un esfuerzo intencional", dice la psicóloga Laurie Santos.
"No es fácil, hay que dedicarle tiempo", asegura en conversación con BBC Mundo.
BBC
"Ser feliz no es fácil, hay que dedicarle tiempo", dice Laurie Santos. (Foto: Getty Images)
Santos es profesora de la Universidad de Yale en New Haven, Estados Unidos, donde imparte el curso "Psicología y Buena Vida".

Con más de 1.200 alumnos inscritos, su clase se convirtió en la más popular en los tres siglos de historia de Yale.

"La psicóloga Sonja Lyubomirsky compara ser feliz con aprender a tocar el violín o convertirse en una estrella de fútbol", dice Santos. "No es algo que simplemente puedas hacer, tienes que practicar para ser cada vez mejor".

En base a esas premisas, Santos les enseña a sus alumnos a "hackearse", es decir, a reprogramar sus hábitos para que sean más felices y saludables.

Estas son algunas de las tareas que tienen que cumplir los alumnos de Santos para tratar de ser más felices:
1. La lista de la gratitud

Durante una semana, cada noche los estudiantes deben escribir las cosas por las cuales se sienten agradecidos.
Así crean su propia lista de gratitud.

"Suena bastante simple pero hemos visto que quienes hacen este ejercicio de manera regular tienden a ser más felices", dice Santos.
2. Dormir más y mejor
Según Santos, este ejercicio les resulta bastante difícil a sus estudiantes, pues en Yale deben cumplir con una gran carga de tareas.
BBC
A los alumnos de Santos les cuesta trabajo dormir 8 horas diarias.(Foto: Getty Images)
El reto consiste en dormir 8 horas cada noche durante una semana.

"Paarece tonto, pero sabemos que aumentar el sueño disminuye la depresión y aumenta la actitud positiva", dice Santos.
3. Meditar

La tarea consiste en meditar 10 minutos cada día.
Santos explica que los estudios muestran que la meditación y otras prácticas que aumentan la atención plena, les pueden ayudar a ser más felices.
4. Más tiempo para compartir con la familia y los amigos

Santos también menciona que las investigaciones han mostrado que las cosas que normalmente traen felicidad tienen que ver con las relaciones interpersonales y las conexiones sociales.
BBC
Santos recomienda pasar más tiempo con los amigos y la familia. (Foto: Getty Images)
"Tener tiempo para estar con tus amigos y tu familia, disfrutar el momento, ser consciente y experimentar el mundo", enumera.

"Muchas veces relacionamos la riqueza con la cantidad de dinero que tenemos", explica Santos, "pero las investigaciones han mostrado que está relacionada más con cuánto tiempo tienes".

"Si estás sacrificando tu tiempo para trabajar más y ganar más dinero, eso no es un buen comportamiento. Sería mejor aumentar la cantidad de tiempo libre que tienes".
5. Menos redes sociales y más conexiones reales

Para Santos, también es importante no dejarse engañar por las sensaciones de satisfacción que ofrecen las redes sociales.
BBC
"Las redes sociales no nos están haciendo tan felices como nosotros creemos", dice la psicóloga Santos. (Foto: Getty Images)
"Las investigaciones nos muestran que la gente que más usan redes como Instagram, tiende a ser menos feliz que aquellos que las usan menos. Esto significa que estas redes sociales no nos están haciendo tan felices como nosotros creemos".

"Hay que desconectarse de las redes sociales y dormir un poco más".

domingo, 26 de noviembre de 2017

Reflexiones en el laberinto: Domina tus impulsos con estos 5 consejos

Reflexiones en el laberinto: Domina tus impulsos con estos 5 consejos: ¿Cuántas veces nos hemos arrepentido de haber actuado de una manera estando  enfadados ? ¿Cuantas veces en medio de una discusión nos ...

Domina tus impulsos con estos 5 consejos


dominar impulsos

¿Cuántas veces nos hemos arrepentido de haber actuado de una manera estando enfadados? ¿Cuantas veces en medio de una discusión nos hemos equivocado con nuestras palabras? La espontaneidad y los impulsos hacen que en determinadas ocasiones tengamos comportamientos de los que terminemos arrepintiéndonos. Controlar nuestros impulsos no es tarea fácil pero sí es posible.
Con estos consejos para dominar nuestros impulsos conseguiremos la serenidad suficiente para tomar el camino más sensato.

5 consejos para dominar tus impulsos:

1.- Silencio.

Antes de “saltar” frente a una situación que te resulte molesta, es mejor no contestar rápidamente. Céntrate en buscar una solución y no en echar más leña al fuego.

2.- Cuenta hasta diez (o hasta cien).

Toma unos minutos de reflexión. Piensa en las consecuencias de una contestación u otra y actúa con perspectiva.

3.- Ponte en el lugar de la otra persona.

Es tarea difícil, pero  intentar comprender el comportamiento de los demás te ayudará a controlar tus impulsos.

4.- Evita el “yo soy así”.

No todo vale aunque seas totalmente sincero y excusarte con que todo lo dices a la cara. La sinceridad no está reñida con la educación y deben decirse las cosas siempre con tacto, como te gustaría que te las dijesen a ti.

5.- Dale a tu mente el descanso que se merece.

En épocas de cansancio y estrés siempre estarás más irritable. Intenta dedicarte un tiempo para desconectar y relajarte.

sábado, 9 de septiembre de 2017

¿SOY FELIZ?


¿Cuántas veces has hecho esta pregunta? ¿Consideras que eres feliz? ¿Qué es para ti la felicidad? ….
Desde hace unas décadas, filósofos, psicólogo, médicos y hasta algunas marcas comerciales (¿Recordáis el “Congreso de la Felicidad de Coca-Cola”?), se han dedicado a analizar porque algunas personas son más felices que otras, en qué consiste, ser o estar feliz y que es lo que nos induce a ello.
Miles de ensayos y libros hablan sobre la felicidad, cual es su camino y como conseguirla. Muchos de ellos intentan responder las preguntas que muchos de nosotros nos hemos realizado alguna vez: ¿El dinero trae la felicidad? ¿Qué es lo que me haría ser todavía más feliz? ¿La felicidad es hereditaria? ¿La felicidad está en los genes o es hereditaria? ¿Soy responsable de mi felicidad o bien es el entorno el que me induce a ello? ¿La suerte y la felicidad están unidas?

La felicidad es un estado de ánimo a caballo entre satisfacción y alegría. La felicidad habita en nuestro interior. Ésta no debe considerarse como una meta, sino como un estilo de vida en el que se intenta disfrutar de los pequeños (y grandes) momentos de alegría que nos da el día a día!!! Aunque reconozco que a veces no siempre es fácil. Nadie ha dicho que vivir sea una tarea sencilla…..No, no. Pero intentando tomar una actitud positiva y luchadora ante las adversidades (y ahora más, que no estamos viviendo un momento fácil), cuando éstas logran superarse, el sentimiento de felicidad es todavía mayor.

lunes, 29 de mayo de 2017

Felicidad para tu hijo? ¡Fuera la frustración!


La frustración es esa emoción negativa, que aparece cuando no conseguimos algo que deseábamos, o no de la manera que esperábamos, un deseo, un proyecto, un amor. Nos queda una sensación de impotencia, de rabia por no haber sido capaces de alcanzar nuestro fin.
Se supone que los adultos, aunque sea por experiencia, son capaces de gestionar ese mal trago, por el que ya han pasado otras veces, y ya saben los pasos a seguir. Pero los niños no. No es algo que se sepa hacer de serie, hay que entrenarlo. Los niños hasta que no tienen 10 o 12 años no tienen empatía social, no son capaces de entender que hay otras voluntades diferentes a las suyas, y por eso de manera natural se comportan como si fueran el centro del universo y como si solo porque desean algo tenga que cumplirse. Así es que hay que enseñarles a modelar esa conducta, a ser empáticos y tolerar la frustración cuando las cosas no salen como ellos quieren..............SIGUE >>