domingo, 16 de enero de 2011

Alegría de vivir

Para mi reina
Quiero dedicar estas palabras a mi gran amiga Ana Hermida, a la que ayer le desvalijaron el coche mientras ella disfrutaba de una barbacoa en una de las magnificas playas de Huelva. Y como es lógico, en los primeros momentos Ana se sintió indignada, impotente y maldecía su mala suerte y aquellos que le habían robado su cámara de video, una blackberry, 250 euros, etc.
Por mi propia experiencia, puedo aseverar que, en la vida que nos ha tocado vivir, ocurrirán cosas que resultaran inevitables, como el robo del coche, el fallecimiento de un ser querido u otras circunstancias parecidas. En esos momentos, cuando lo que ya es y no puede dejar de ser, hay que adoptar la única actitud inteligente, que es la serena y obligada aceptación, más o menos dolorosa al principio, pero de incondicional ayuda después. Una vez creada la situación sin retorno, nos guste o no, solo nos queda cooperar de buen grado, y esto no significa que seamos masoquistas, es que de lo contrario lo que conseguiremos será causarnos un mal mayor, estresarnos y crearnos más problemas.
Somos pequeños dioses,
en nuestro interior está el secreto
Una vez aceptados estos extremos, debemos refugiarnos en nuestros seres queridos para empaparnos de su amor incondicional, o rodearnos de personas alegres que nos carguen las pilas, disfrutar de lo que seguimos teniendo y de lo que somos. ¿Qué somos? La Biblia nos dice “Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, varón y mujer los creó.”, y asimismo la mitología nos muestra cómo los dioses del panteón griego adoptaban figuras humanas y personificaban las fuerzas del Universo. Sí, somos pequeños dioses que nos diferenciamos de los animales porque usamos el razonamiento, somos totalmente únicos y excepcionales entre todas las criaturas que habitamos en la tierra. Podemos cultivar pensamientos y sentimientos curativos como el autoamor, la gratitud, el autocontrol, la esperanza, el coraje, el sacrificio, el optimismo y la actitud mental positiva… Mi amiga Ana como todos los seres humanos somos todo esto, solo debemos mirarnos hacia dentro, descubrirnos y ¡activarnos!.
Alegría de vivir
Para terminar quiero confesar que, en mi despacho tengo enmarcada una cita del gran Winston Churchill. Cita de inmensa belleza y sobre la que deberíamos meditar de vez en cuando para darnos cuenta de lo inmensamente ricos que somos.



"Contentémonos con lo que nos ha sucedido y demos gracias por todo aquello de que hemos sido preservados.
Aceptemos el orden natural en que nos movemos.
Acompasemos el ritmo misterioso de nuestros destinos, tal como tiene que ser en este momento de espacio y de tiempo.
Atesoremos nuestras alegrías, pero no deploremos nuestros pesares.
La gloria de la luz no puede existir sin las tinieblas.
La vida es un todo y el bien y el mal deben ser aceptados juntos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada